25 oct. 2013

EL ESPÍRITU DE ASÍS.

           
   El rostro de San Francisco es el icono inter religioso universal de la única causa que nos une a todos y a todos nos hace iguales: la causa por la paz y el bien de todo ser humano, en la justicia de un mundo que es de todos y a todos debe alimentar.

   Juan Pablo II en 1986, convocó a los líderes de las principales religiones a orar en Asís y tratar de suscitar en toda la humanidad un compromiso real por la paz. Desde este "Espíritu de Asís", los franciscanos queremos afrontar las cuestiones que violentan la vida humana y descubrir cómo Dios nos llama a construir hoy la paz. Francisco que oró por la paz, y trabajó activamente para afrontar conflictos y reunir a las personas subrayando el patrimonio común, punto donde todos nos encontramos para enriquecernos con las diferencias que cada uno aporta.

                Hoy y siempre, "¡haz de mí Señor, un instrumento de tu paz!". (S. Fco. de Asís)

16 oct. 2013

Lectura recomendada: ANTE TI, SEÑOR


   Orar es tan fácil, sencillo y profundo como estar con Él sabiendo que Él te ama, sentirte mirado, amado...y para ello basta la fe, con palabras o sin ellas, con sentimientos o sin ellos,...No hay creyente sin oración, y en cambio ¡qué difícil se nos hace la oración! Y por ello cuántos abandonos!

    Para orar necesitamos ayudas y con ese objetivo te recomendamos este pequeño libro de oración: "ANTE TI, SEÑOR. Orar cada día" de la editorial Arantzazu que quiere ser una ayuda para la oración diaria, a solas o en grupo. 


Más información

11 oct. 2013

¿HAY QUE PEDIR LA VOCACIÓN?

             
      Jesús en la oración que enseñó a sus discípulos y que rezamos todos los cristianos, nos recomendó pedir a Dios Padre: "Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo". Hay quien siente miedo al decirle a Dios que se haga su voluntad, como si Él se pudiera aprovechar de nosotros haciéndonos extorsión o pidiendo aquello que nos puede molestar. Nadie nos ama más que Dios y si solicitamos que se haga en nosotros lo que es de su agrado, nos sucederá lo mejor que nos puede suceder.  

6 oct. 2013

HUMILDEMENTE LIBRE.

             
      Podemos ser fuertes en algunas cosas, pero en otras cosas somos muy pequeños: cuando caemos una y mil veces en lo mismo, cuando no podemos, no sabemos, no somos capaces, cuando aparece ese lado nuestro que no nos gusta  y que tampoco gusta a los otros. Ese lugar donde de verdad somos pobres es un lugar  privilegiado  para  agradecer,  porque  ahí encontramos nuestro sitio real.  Y aceptar nuestro sitio real es fuente de libertad. Cada día liberarnos de nuestra fachada, liberarnos de tener que acertar, cada día hacer lo que podamos, dejando todo en manos de Dios.

      Optar  por  la humildad  es  optar por lo que soy, lo que tengo, agradeciendo todo, lo bueno y lo malo, lo que me alegra y lo que me duele.