26 ene. 2014

¡TANTO POR HACER!


"Haz el amor, y no el odio,
haz la paz, y no la guerra.
Si tienes ganas de bronca,
haz crucigramas,
y déjate de pendencias.
Haz de tu casa un hogar,
y no un refugio antiprójimo.
Haz con tus manos, sombras chinescas
para alegrar a los niños tristes.
Ahueca las manos,
haz con ellas un megáfono,
llévatelas a la boca,
y ahora gruta,
a pleno pulmón,
que ya está bien de poner barreras
entre hombres,
entre pueblos,
entre historias,
entre "nosotros" y "ellos".
Haz, en tu porción de tierra,
un jardín, un huerto, o un parque,
no una trinchera"


                               (Jose M R. Olaizola, sj)

19 ene. 2014


                “Te digo: si he tenido paciencia y no perdido la calma, en esto está la verdadera alegría”. (San Francisco)

                La vida no consiste en que las cosas vayan bien ni en que se cumplan  expectativas. Esa fue la experiencia de Francisco que canta siempre a Dios, en la abundancia y en la escasez; en el éxito y en el fracaso. En el Cántico de las Criaturas canta al hermano sol cuando la luz del sol le quemaba los ojos haciéndole daño; y Francisco canta la vida cuando se siente vencido por varias enfermedades a la vez y canta a la muerte como hermana, cuando la ve venir como inminente e inevitable.
                Esta es la esperanza según Francisco: ese equilibrio, difícil, de mantener el optimismo en la frustración, cuando las cosas no salen a la medida de nuestras expectativas, en el fracaso, en la impotencia.

Cfr. Carta de Asís #18

7 ene. 2014

ESTE NUEVO AÑO...

           
       En este año hay que tener algo o alguien por el que luchar...sólo así tendrán sentido nuestros desvelos y nuestros gozos. ¿Por qué no creer que es posible la justicia, la igualdad, la verdad?

         ¿Por qué resignarse al escepticismo rampante? Es mejor atarse a causas dignas y dejar que esto se concrete en opciones diarias, en compromisos pequeños o grandes, pero siempre auténticos, en pasos que conducen a algún sitio. Abrir mis círculos pequeños a otros, involucrarme en alguna lucha, compartir mi espacio, mi tiempo, mi riqueza, mi vida, con aquellos que lo necesitan.