31 jul. 2014

¡CONFIESO QUE HE VIVIDO!


Es impresionante, parece que nunca aprovechamos suficientemente el tiempo: no puedo, no alcanzo,...que no llego!. El descanso mismo es como si solo se justificase por el cansancio previo o como preparación para el próximo asalto. Y lo que ganamos en eficacia lo perdemos en calidad de vida y relaciones, y quizás así vamos tapando nuestra incapacidad de amar.

Es buen tiempo este nuestro de verano para volver sobre la vida vivida, los rostros encontrados, la caricia dada y la retenida, ver lo dicho y lo oído, el libro que no me dijo nada, la risa boba y la oración callada, los compromisos, los puentes y los caminos... Y sin pretensión ni otra valoración que la confesión humilde y agradecida: Confieso que he vivido!

Nos volvemos a encontrar en septiembre!



24 jul. 2014

EN VERANO TAMBIEN; QUE EL SEÑOR TE CUIDE!

“El Señor te bendiga y te guarde;
te muestre su rostro y tenga misericordia de ti.
Vuelva hacia ti su mirada y te dé la paz.
El Señor te bendiga, hermano León”.

(S. Francisco de Asís)


Nuestra vida cotidiana, nuestra familia, amigos/as, trabajo, actividades,... es el lugar privilegiado de encuentro con Él.

Francisco  sabe que lo único que realmente nos plenifica es vivir la vida con Dios. Cuando escribe esta bendición a León, su hermano y amigo entrañable, lo que le pide para él es que el Señor le cuide, le dé luz para conocerle, le proteja en su bondad.... Sobre todo, Francisco sabe que esa paz profunda que toda persona anhela, nace de vivir con confianza bajo la mirada amorosa de Dios, y así se lo desea a León: “Que el Señor vuelva hacia ti su mirada y te de la paz”.

(Carta de Asís #5)



15 jul. 2014

TIEMPO PARA AGRADECER

           
    Durante el curso nos instalamos  en lo cotidiano, y ahora ha llegado el verano con su novedad, cambio de rutinas, de ritmos y tal vez incluso de preocupaciones.  Y  todo ello nos brinda la posibilidad de recuperar la atención por las cosas que normalmente están arrinconadas por la prisa y la tarea.

    Al terminar el curso, como que parece natural echar la vista atrás y revisar el camino hecho, pero aquí lo realmente importante es valorar las cosas que, en mi vida, van suponiendo crecimiento, despliegue  nuevo, crecimiento (propio y ajeno). Es tiempo para agradecer tanto y a tantos! "Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios (y lo de Dios) ..." (Mt 5,8)

2 jul. 2014

Y SI SOÑAMOS JUNTOS?...

Eres de los que sueñan o de los cuerdos?...¿ De los que están en las nubes o muy en la tierra?...

Pero si soy tan sólo un soñador; ¿a quién pueden ayudar mis sueños?. Y si soy todo prudencia y sensatez; ¿quién mantendrá viva tu lógica del Reino?

“Sucederá después de esto que derramará mi Espíritu en toda carne. Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones” (Joel 3,1)

Cuando despierto después de haber soñado que otro mundo es posible, que otra iglesia es posible...Cuando despierto después de haber soñado el perdón de quienes he herido y ya no hay dolor.

Cuando despierto después de haber viajado soñando a otros mundos posibles y allí me he encontrado con otras gentes...Cuando despierto después de haber soñado con heridas curadas y hambres saciadas...

Cuando despierto soñando que podemos volver a intentarlo...siento el empuje de los nuevo y la nostalgia de que fue un sueño...

“Jesús mirándolos fijamente, les dice:”Para los hombres es imposible. Pero no para Dios, porque nada es imposible para Dios” (Mc 10,27)

No quiero pensar que esto también es sólo un sueño.

Hay muchos caminos nuevos por transitar. Caminos vírgenes llenos de deseos que no acaban de nacer. Quizás a días y ratos se desdibujan perdidos en lo de cada día, pero ahí están, como faros que guían en las noches oscuras de mar brava. Como quien me empuja a descubrir caminos de Paz y Bien ... caminos de más...caminos franciscanos.


¿Cuáles son mis sueños?

¿Hacia dónde camino? ¿Qué espero?