22 ene. 2015

"SEAN MENORES Y ESTEN SUJETOS A TODOS"




“Los hermanos, dondequiera que se encuentren,.... sean menores y estén sujetos a todos”   (Fco. De Asís)


         A la raíz de la crisis actual hay muchas cosas, sin duda!, pero a la raíz también está el habernos alejado de  valores como la humildad y habernos olvidado de grandes verdades como la limitación.

         Cuando hablamos  de minoridad, no hablamos sólo de actitudes íntimas de nuestra  vida privada, de sentimientos personales y vida interior. La minoridad es también criterio de vida en nuestra economía doméstica para hacer una vida  más sencilla; en nuestras opciones políticas desde el criterio de lo pequeño; en el campo  profesional nos obliga a preguntarnos por la dimensión de nuestros proyectos.  Releer la vida desde la clave de minoridad nos posibilita buscar lo pequeño, lo sencillo...la medida de lo humano.

                Estas opciones de menor pretensión, de menor ostentación, que parece que tienen que ver sólo con renuncias, son opciones que facilitan la vida, que nos abren a una profundidad mayor y que nos hacen más libres. Desde aquí nacen nuevos modelos de vida, nuevos modelos de sociedad... Por eso Francisco es tan actual!. 

14 ene. 2015

LOS RELIGIOSOS(AS); BUSCADORES DE DIOS


   "Sois, por vocación, buscadores de Dios. A esta búsqueda consagráis las mejores energías de vuestra vida (...).
  Buscáis a Dios en los hermanos que os han sido dados, con los que compartís vida y misión.
  Lo buscáis en los hombres y las mujeres de nuestro tiempo, a los cuales sois enviados para ofrecerles, con la vida y la palabra, el don del Evangelio.
  Lo buscáis particularmente en los pobres, primeros destinatarios de la Buena Noticia (cf Lc 4,18).
   Lo buscáis en la Iglesia, donde el Señor se ha hecho presente, sobre todo en la Eucaristía y en los otros sacramentos, y en su Palabra, que es vía maestra para la búsqueda de Dios, que introduce en el diálogo con Él y en la que Él revela su verdadero rostro"

                                                                                                                                                                                                                                                                                  Benedicto XVI

7 ene. 2015

POR TI...

               
        En nuestra vida de todos los días las experiencias de saltar al vacío no hay que buscarlas, vienen solas y sin paracaídas: Cuando hay que seguir confiando en quien te defraudó una y otra vez. Cuando hay que tomar una difícil decisión y no las tenemos todas con nosotros. Cuando la vida se viste de duda. O cuando todo parece difícil y es más fácil huir que permanecer. Es en esos momentos cuando toca saltar. Lanzarse a lo desconocido. Al misterio de la vida donde Alguien nos espera.


        Siempre que hay un “por ti” el abismo se hace más pequeño. Cuando el amor nos mueve, somos capaces de locuras y de saltar vacíos antes impensables. Por amor salvamos distancias imposibles y hacemos esfuerzos sobrehumanos; le sacamos 36 horas al día y nos llenamos de poderes inimaginables. Es cuando el milagro y la fuerza de Dios entran en nuestra debilidad y lo transforman todo.

                La vida este año tendrá mucho de salto al vacío. Los que no se la quieran complicar podrán quedarse en la orilla, en el borde de las cosas. Otros, sin embargo, decidirán saltar, lanzarse al misterio e ir a la entraña de las cosas. Solo estos últimos podrán gustar de la novedad y la sorpresa que Dios promete para los que arriesgan por amor.