26 abr. 2015

FELIZ SEMANA!

Comienza la semana y de nuevo mil situaciones donde aprender a ser persona libre. Siete días y siete caminos  para dominar el Ego. Para ello:

1. No te sientas ofendido.
2. Libérate de la necesidad de ganar.
3. Libérate de la necesidad de tener razón.
4. Libérate de la necesidad de ser superior.
5. Libérate de la necesidad de tener más.
6. Libérate de la necesidad de identificarte con tus logros.
7. Libérate de la necesidad de tu fama.


Feliz semana!

24 abr. 2015

¡ÉL ERA UN PASTOR!

Es por esta razón que la gente seguía a Jesús, porque era el Buen Pastor. No era ni un fariseo casuístico moralista, ni un saduceo que hacía negocios sucios con los políticos y los poderosos, ni un guerrillero que buscase la liberación política de su pueblo, ni un contemplativo del monasterio. ¡Él era un pastor! Un pastor que hablaba la lengua de su pueblo, lo entendían, decía la verdad, las cosas de Dios: ¡no negociaba nunca las cosas de Dios! Sino que las decía de tal manera, que la gente amaba las cosas de Dios. Por esto lo seguían”  

Papa Francisco

20 abr. 2015

UNA APUESTA LUCIDA


 “Los hermanos no tenga dominio, y menos entre ellos. Pues, como dice el Señor en el Evangelio, los príncipes de los pueblos se enseñorean de ellos y los que son mayores ejercen el poder en ellos; no será así entre los hermanos; y todo el que quiera hacerse mayor entre ellos, sea su ministro y siervo y el que es mayor entre ellos, hágase  menor”  (Francisco de Asís)

La minoridad  es un estilo de vida, un modo de ser y de situarse ante la vida y la creación, ante uno mismo, ante los demás y ante Dios.

La minoridad franciscana, que brota de la mirada amorosa a Jesús, el siervo y servidor, consiste en optar y saber mantenerse en esa actitud de servicio desde abajo y a los de abajo, sin juzgar nunca a nadie, libres del ansia del sobresalir, del tener y del poder.

Esa fue la apuesta lúcida y decidida de Francisco en un contexto social de ambición y poder, y esa sigue siendo la propuesta franciscana hoy para poder salir de ese cerco diabólico hecho de una ambición que lo traga todo, de esa adicción a tener y sobresalir y de esa ansia de poder que nos aprisiona hoy.


13 abr. 2015

GRACIAS POR VUESTRA PARTICIPACION.

Han sido días de encuentro entre nosotros y con Él. Días para recorrer espacios interiores y exteriores distintos… Y con las Hnas. Clarisas de Castrojeriz (Burgos) en esta Pascua 2015 nos hemos dejado envolver por la vida que rompe en la noche…nos hemos dejado envolver en el silencio del monasterio y en el servicio a las comunidades cristianas rurales.

Y en la semana de Pascua del 6 al 11, días para caminos nuevos peregrinando en Asís de la mano de Francisco y Clara tras la tumba vacía y abandonada...dejándonos envolver de su mirada nueva sobre la vida y la muerte, sobre lo que es y lo que apunta...


Gracias a vosotros:  Ana, M. Luisa, Erky, Mikel, Marcos, Juan, Dolores, Leyre, Guzmán ... Y a todos Feliz Pascua del Señor!  

¿QUE HAS VISTO DE CAMINO EN LA MAÑANA?"

“Buscadores de Dios, Testigos del Evangelio, en Comunión fraterna.

  Es Pascua. ¿Qué has visto de camino, María en la mañana? Y de labios de la que un día fue pecadora escuchamos: ‘A mi Señor glorioso, la tumba abandonada’. 

 Desde los más remotos lugares donde nos encontramos, los Hermanos y Hermanas hacemos nuestra esta confesión de fe: ‘Cristo ha resucitado’ (Lc 24,34), mientras asumimos, con renovada pasión la misión a la que nos convoca el Resucitado: ‘Predicar al pueblo, dando solemne testimonio de que Dios lo ha nombrado juez de vivos y muertos’ (Hch 10,42” 

                                                                       (Fr. José R. Carballo, Exministro General OFM)

1 abr. 2015

ESTO NO ME ES AJENO...

             
  ¿Cómo es psosible que Jesús haya muerto si Dios es su Padre?  Se ha explicado de muchas formas. ¿Por qué fue así? ¿Estaba escrito? ¿Dios quería sangre?

¡No! La sangre la querían los verdugos, los que no querían el evangelio anunciado por Jesús.
  
No encuentro otra respuesta que la confianza de Jesús mismo en el Padre, y lo cierto es que el Padre le resucitó de entre los muertos.

Porque el sufrimiento del justo no  nos es tan ajeno y la sensación de fracaso de algunas veces, cuando no nos acompañan los resultados tampoco nos es desconocida,...Porque nada de este misterio nos es ajeno, adentrémonos esta Semana Santa en el misterio de Cristo; un océano de dolor y de amor. Que sea una Semana Santa com-pasiva, empática, comprometida y viva. Y para ello:

Bebamos su mismo cáliz de obediencia a lo que Dios quiera de nuestra vida.
Actualicemos comulgando y asumiendo la pasión del mundo.
Y  todo ello en comunidad y renovando la esperanza.


Y así nosotros, el domingo, también seremos testigos de unos lienzos y de un sepulcro vacío.