29 nov. 2015

BLACK FRIDAY

         
    BLACK FRIDAY...  25% de descuento para tus compras. Aprovecha!!... Colas en los centros comerciales, pasiones desatadas... Viernes negro...

       Una palabra que ilumina este viernes negro (Black Friday lo llaman algunos):

     Tened cuidado: no se os embote la mente con la preocupación por el dinero. Levantaos alzad la cabeza se acerca vuestra liberación.
                                                                     (Jesús de Nazaret)


     Buena Noticia para este Black Friday y para nuestro Adviento. Feliz semana.

27 nov. 2015

PARA VIVIR EL ADVIENTO

           
   

                                         "FRANCISCO DE ASIS CONTEMPLA A JESUS"  
                                                                J. Garrido, franciscano

                Francisco de Asís no se entiende sin Jesús. Incluso se le ha llegado a llamar "el otro Cristo". Este libro con 25 meditaciones nos ayuda a ver por dentro cómo Francisco se acerca a Jesús y Jesús le transforma. ¿No es Jesús acaso la vocación común de todos  nosotros?.

                Lo puedes encontrar en

                www.edicionesfranciscanasarantzazu.com


25 nov. 2015

ASI ES MI VIDA...

             Repasando viejos papeles  volví a encontrarme este poema de León Felipe. Habla de vida humilde, sencilla, sin pretensiones, que no busca los altos puestos, que vive sin ser notada, que es libre, que se mueve, que se hunde en la tierra, que no teme lo desconocido, es aventurera, pequeña y ligera… Francisco la llamó minoridad.

                Así es mi vida,
                piedra, como tú.
                Como tú, piedra pequeña;
                como tú, piedra ligera;
                como tú, canto que ruedas
                por las calzadas y por las veredas;
                como tú, guijarro humilde de las carreteras;
                como tú, que en días de tormenta
                te hundes en el cieno de la tierra
                y luego centelleas bajo los cascos
                y bajo las ruedas;
                como tú, que no has servido para ser
                ni piedra de una lonja,
                ni piedra de una audiencia,
                ni piedra de un palacio,
                ni piedra de una iglesia;
                como tú, piedra aventurera;
                como tú, que tal vez estás hecha
                sólo para una honda,
                piedra pequeña y ligera…

                                                               (León Felipe)

16 nov. 2015

AMALOS EN ESTO...

       
        El Señor te bendiga.

         Yo Francisco de Asís te digo, como puedo, que todo aquello que te impide amar al Señor Dios, y quienquiera que sea para ti un impedimento, trátese de quien se trate y de lo que se trate, debes tenerlo todo por gracia. Y así lo quieras y no otra cosa. (...) Y ama a aquellos que te hacen esto. Y no quieras de ellos otra cosa, sino cuanto el Señor te dé. Y ámalos en esto; y no quieras que sean mejores cristianos. 

            Y en esto quiero conocer si tú amas al Señor y a mí, siervo suyo y tuyo, si hicieras esto, a saber, que no haya hermano alguno en el mundo que haya hecho todo el mal que haya podido, que, después que haya visto tus ojos, no se marche jamás sin tu misericordia, si pide misericordia. Y si mil veces pecara después delante de tus ojos, ámalo más que a mí para esto, para que lo atraigas al Señor; y ten siempre misericordia de tales hermanos. (Francisco de Asís)

         Consentir a lo que nos da la vida, aceptar y ahí amar, reconciliarse ... misericordia con uno mismo y con el hermano... es la propuesta de Francisco para la paz.
                 San Ambrosio, obispo de Milán dijo en el siglo IV: Comenzad en vosotros mismos la obra de la paz de tal manera que una vez pacificados, podáis aportar la paz a los demás.   Para conseguir  una sociedad reconciliada, cada uno en nosotros tendremos que comenzar en nosotros mismos  la obra de la  paz. 

8 nov. 2015

PROTESTAR, PROPONER Y COMPROMETERME.

                

                A menudo uno se descubre protestando por casi todo porque siempre hay motivos para sacar punta a la realidad. Se impone protestar, porque si no, te pisan o te tienes que comer los marrones de otros. Y así, se van sumando voces al coro de lamentos. Se queja el estudiante de los profesores, estos de los compañeros, todos de la dirección. Los hijos protestan por los padres, y estos se lamentan de lo ingobernables que se han vuelto sus hijos. Se quejan los creyentes de la sociedad que ataca y critica. Los no creyentes de la Iglesia que se quiere imponer. Se quejan los cristianos de a pie de los obispos. Estos, del mundo. Se quejan los trabajadores de los jefes, y estos de aquellos. Se queja la ciudadanía de los políticos, y estos, unos de otros, y todos de «la coyuntura». Hay tantos motivos para protestar, que parecería hasta insolidario no hacerlo, ¿Verdad?

                Hay que alzar la voz, protestar, sólo que no vale hacerlo como el crío con berrinche y pataletas. Hay otra manera: alzar la voz con seriedad y compromiso, y al tiempo aventurar horizontes mejores. Protestas, propuestas y compromisos.  Proponer hacia dónde caminar, y comprometerse uno mismo, con tu tiempo y tu capacidad para perseguir aquello que te parece justo. Es una buena propuesta para este tiempo tan ávido de justicia y esperanza.

                Suscitaré un profeta de entre sus hermanos, como tú. Pondré mis palabras en su boca y les dirá lo que yo le mande (Dt 18,18)

1 nov. 2015

SOMOS INCREIBLES!...


   Somos increíbles!. Cuando conseguimos algo, queremos lo siguiente. Nunca es suficiente. Gastamos la vida en llegar un poco más allá de lo que somos, podemos o vivimos. Pero allí donde centramos la vida, en ese mismo lugar, vivimos la angustia de todo lo que nos falta, de todo lo que no alcanzamos.

    Queremos solucionar los males del mundo, o arreglar los problemas más cercanos, queremos abarcarlo todo, y en ocasiones nos sentimos con fuerza creyendo que lo podemos todo. Tanto afán, tanta lucha, tanta pretensión nos hacen sentirnos vivos, pero con el tiempo la sensación de límite se impone...

       Si la vida es tan corta y tan pequeña ¿Tiene sentido entregarla para los otros, sufrir con los otros?...¿Sirve para algo  que nos  duela el sufrimiento de las personas, si lo que podemos hacer es tan poco?...

       Hay que aprender a descansar también de nuestras grandes pretensiones poniéndonos en manos de Aquel que nos ama incondicionalmente. Y así saber que “la esperanza es la seguridad de que tiene sentido lo que hacemos sin preocuparnos de los resultados”. Aprender a centrar la lucha diaria en la más alta esperanza, desde la más modesta pretensión.

        Si no centramos la vida en lo que de verdad importa, acaba doliéndonos todo.  Hay que seguir, hacer lo que podemos, lo que debemos, sabiendo que nada está en nuestras manos. La confianza en el amor insondable de Dios nos libera de la ansiedad y la angustia de nuestras pretensiones.